Talavera de la Reina

Una comarca que te atrapará

La alegría de sus gentes, sus rincones cargados de historia y la cultura que se respira a cada paso.

Relájate paseando por una ciudad de ensueño, llena de vida y comercio, de gastronomía sin par, donde confluyen los vestigios de las tres culturas y reco­rre su entorno, vistando los pequeños pueblos que la arropan cobijados por el río Tajo.

Donde presente y pasado se unen en cada una de sus calles plagadas de arte y cerámica, verás como de la mano de sus artesanos, alfareros y ceramistas, descubrirás una nueva visión, llena de sabor añejo y progreso.

La Comarca de Talavera, es la inter­pretación nueva y moderna, de un te­rritorio que se reinventa a sí mismo.

Talavera de la reina

Patrimonio

Casas señoriales del s. XIX, y disfruta reco­rriendo los senderos del pantano, en el municipio de Cazalegas.

Ermita de Nuestra Señora de la Antiguia y San Illán, s. XVI; la Ermita de San Blas, del s.XVI un bello ejemplo del mudéjar toledano, Rollo Jurisdiccional, s. XV, la Iglesia de San Cipriano, con un retablo de la escuela de Zurbarán y el Palacio de Los Duques de Frías en el municipio de Cebolla.

Iglesia de Nuestra Señora de La Encarnación, s. XV y Ermita de Nuestra Señora de La Paz. s. XVIII en el municipio de La Puebla-nueva.

Iglesia de San Esteban, levantada en 1618 en el municipio de Los Cerralbos.

Iglesia de La Asunción, otro bello ejemplo de estilo mudéjar típico de la provincia, en el municipio de Lucillos.

Apeadero de tren con encanto, en el municipio de Montearagón.

En el municipio de Talavera de la Reina, el Puente Viejo, de origen romano, Puente de Hierro, de 1908, Colegiata de Santa María La Mayor, s. XIV y XV, Teatro Victoria, notable edificio civil construi­do en 1912 art decó y cerámica de Ruiz de Luna, primer y segundo recinto amurallado y torres albarranas, de origen romano y construc­ción árabe y cristiana, tuvieron fama de ser las mejores y más altas de todo el Islam hispano y ciudad más im­portante de la Edad Media y la Basílica de Nuestra Señora del Prado, construida entre los s. XVI y XVII, alberga una magnífica colección de cerámica de los s. XVI-XX con cerámicas de Ruiz de Luna. La capilla mayor es obra de Fray Lorenzo de San Nicolás y Colegiata de Santa María, s.XIV y XV, de estilo gótico-mudéjar.