Sierra de San Vicente

Abanico de colores

Dejate llevar por un lugar lleno de encanto, misterio y en­claves asombrosos.

El embrujo de los castaños, robles y coníferas, abrazan ca­minos que te transportan a los majestuosos picos de esta Sierra, ya alabados por reyes como en el libro de la Monte­ría de Alfonso X el Sabio. La amabilidad de sus gentes, su gastronomía y la singularidad de sus pueblos empapados de tradición y cultura, hacen de su estancia un lugar inolvidable. Tierras que han acogido desde tiempos inmemoriables a dife­rentes culturas, prueba de ello son los numerosos vestigios arqueológicos que aún hoy se descubren en plena naturale­za, que ofrecen al visitante, paseos llenos de historias y le­yendas para recordar.

Recorre sus pueblos y disfruta de rincones y monumentos llenos de magia, arte, cultura, tradición, naturaleza...

Sierra de San Vicente

Patrimonio

Ruinas de molinos harineros en el arroyo de Lanchuelas y la Garganta de Torinas en el municipio de Almendral de la Cañada.

Iglesia de la Santa Cruz del s. XVI, presenta un magnífico campanario y la Ermita de San Sebastián, del s. XVIII en Buenaventura.

Visita una Casa de labranza del s. XIX., en la calle del Tejar, así como el rollo jurisdiccional y la Fuentona que data de 1712, en el municipio de Cardiel de Los Montes.

Iglesia de San Andrés, del s. XVI en cuyo interior se encuentra una de las obras más importantes del artista y ceramista talaverano Ruiz de Luna, así como Los Verracos, esculturas vettonas esculpidas en piedra que datan del s.V A.C. ,así como los molinos maquileros que aparecen junto a un puente que data de 1607, en el municipio de Castillo de Ba­yuela.

Potro de herrar de seis columnas de granito situado en la entrada del pueblo, en una pintoresca plaza de arquitectura desde la que puedes acceder a visitar la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, del s. XVI, así como el paraje de Los Torreones donde quedan restos de un castillo del s. XI, en el municipio de Cervera de los Montes.

Castros de la Edad de Bronce, como el Cerro del Oso, localizados en las cumbres cercanas por los restos de objetos y grabados rupestres, Fuente de los Tres Caños, antiguo lavadero y abrevadero y molinos ha­rineros distribuidos en varios arroyos de la sierra. Los molinos mejor conservados están en el paraje de La Tejea, la Iglesia de Santa Catali­na, del s. XVII, en el municipio de El Real de San Vicente.

Iglesia de la Magdalena, s. XV, y Ermita de la Purísima, situada a las afueras del pueblo en el municipio de Garciotún.

Convento carmelita del s. XVII, en el pico de San Vicente; cerca del con­vento hay restos de los cuatro pozos de nieve construidos por los frailes para vender nieve a los pueblos de la comarca. Al lado del vértice geodé­sico, quedan restos de una fortaleza construida en el siglo X por Mirama­molín, hijo del emir Maotmat, también se pueden visitar restos de una antigua ermita situada sobre una cueva en el denominado "Monte de Venus", así como el Convento del Piélago situado en un paraje de ex­traordinario valor natural que data del s. XVII, en el municipio de Hinojo­sa de San Vicente.

Puentes romanos, pozos y fuentes de piedra en el municipio de La Igle­suela.

Iglesia de San Bartolome, s. XVI, que guarda un entrañable encan­to, así como el ayuntamiento, en el municipio de Marrupe.

Iglesia de Santa María de la Nava, espléndida obra renacentista en sille­ría berroqueña del s. XVI, declarada Bien de Interés Cultural, considerada popularmente la catedral de la Sierra de San Vicente, en el municipio de Navamorcuende.

Casona señorial del s. XVIII, en el municipio de San Román de los Montes.

Iglesia de San Andrés de estilo gótico tardío y renacentista de los s. XVI y XVII en Pelahustán.

Puentes con encanto y taller alfarero que puedes visitar en el municipio de Sartajada.

Iglesia parroquial de la Purísima y la Fuente del Carbón, paraje con cierto encanto pastoril y mesteño, muy cerca hay restos de un molino harinero en el cauce del rio Guadyerbas, vinculado a la transhumancia por la Cañada Real Leonesa oriental, en el municipio de Sotillo de las Palomas.

Disfruta recorriendo el territorio a través del GR 63 y de los caminos de Rutas y Senderos, red de caminos transitables, enclavados en parajes de exuberante naturaleza, para disfrutar a pie, a caballo o en bicicleta.